Hoy por las calles de Tlaquepaque se vivió una situación que demuestra la forma en que las autoridades del estado y municipales viven sin respetar la ley.

El regidor del municipio de Tlaquepaque, Alberto Alfaro García, conducía un vehículo sin placas en sentido contrario por las calles de Tlaquepaque.

Elementos de la Fiscalía del Estado le marcaron el alto a Alfaro García,pero este huyó, comenzando una persecución. El regidor asegura que la camioneta que le marcó el alto no se identificó como autoridad y no traía logotipos oficiales.

En la persecución los elementos de la fiscalía dispararon al vehículo del regidor, Alberto Alfaro se refugió en la casa de la presidenta municipal de Tlaquepaque, María Elena Limón. De ahí fue trasladado Alberto Alfaro a las instalaciones de la fiscalía para rendir declaración.

El regidor Alberto Alfaro García, aseguró que no se detuvo cuando se lo indicaron los agentes de la fiscalía por miedo a ser secuestrado.

La historia sería diferente, sí cada uno de los involucrados hubiera respetado la ley.