La frontera entre Estados Unidos y México esta vez está llamando la atención por una razón diferente a lo que nos tiene acostumbrado.

Dos profesores con ayuda de artistas han construido balancines (sube y baja) de color rosa como muestra de unidad entre las rejas del valle que separa Ciudad Juárez (México) y Sunland Park (EEUU). Ahí los niños de ambos lados de la frontera pudieron disfrutar de la atracción frente a los agentes fronterizos.

Ronald Rael, profesor de arquitectura en la Universidad de California, Berkeley y San Fratello, profesor asistente de diseño de interiores en la Universidad Estatal de San José, idearon el proyecto de balancín juntos. @rrael explicó en Instagram que la idea, que llamaron el «Muro de Teetertotter», comenzó en 2009 como dibujos conceptuales, que ahora ponen un foco de atención en un lugar tan polémico como el muro fronterizo, haciendo ver por un momento bonito, un lugar tan terrible.

«El uso del balancín enseña que somos iguales, podemos jugar juntos y disfrutar, así como señala que la pared rompe nuestras relaciones. Lo que sucede en un lugar causa consecuencias en el otro, esto es lo que hace el balancín», declaró el autor de la instalación, Ronald Rael

Con información de Sputnik e instagram